Ir al contenido principal

Historia en La Canción: "Raskatriski".

                                                                                                                                      Fotos y Música: Universal Music.

* La Historia en La Canción siempre hace referencia a un sólo tema, pero a principios de Mayo descubrí el disco nuevo de Rosario Flores, y esto es lo que resultó de escucharlo tantas veces en casa, así como en el camino de ida y de regreso:

"Raskatriski"
Rosario despertó mucho antes de que el sol saliera, y mucho antes de que el reloj marcara su hora de entrada al trabajo, ella ya estaba lista también. Café y pan tostado le acompañaban, mientras leía y organizaba el legajo de facturas con las cuentas pendientes por pagar en el mes; pero al echar un vistazo al reloj empotrado en la pared de la pequeña cocina;  con un gran sorbo se bebió el contenido restante de la taza; para luego organizar con notable rapidez y adentro de un montón de sobres; cada una de las facturas acompañadas de unos cuantos billetes; que del fondo de su cartera pasaron a dividirse.

Agua, luz, gas, teléfono, la mitad de la renta (habría que hacer un poco más de tiempo extra para completarla); lo más posible destinado al sobre del dinero que enviaría a casa para su hijo; lo restante para gastos personales y tan sólo unas cuantas monedas para la alcancía que quizá cuando lograra llenarse, serviría para cumplir su sueño de grabar por fin su demo... El pase de abordar para alcanzar aquel sueño empolvado de convertirse un día en alguien que pudiera dedicarse de tiempo completo, tan sólo a interpretar sus propias canciones.

El tiempo en casa se le había agotado y al colgarse el bolso sobre su hombro para salir a la calle, recordó que aquella mañana despertó con una tonada haciendo eco en su alma: "La gente habla y se preocupa, pero nadie escucha su corazón"...

Tras cerrar la puerta y guardar sus llaves, mientras caminaba por las calles apuntó en la libreta de pedidos que usaba para su trabajo, esta pequeña frase en la que pensaba, seguida del título: "Mi Son".

Cinco años ya tan lejos de su tierra, saliendo todos los días, directo a ganarse la vida en un restaurant, para poder seguir enviando dinero a su hijo. Así, mientras caminaba apresurada entre calles pensaba: "Eres la luz de mis ojos, la que los hace brillar... Sólo le pido a la vida, ver tu despertar, y verte crecer de mi mano, y darte felicidad"... 

Esa fue la pequeña frase, que anotó bajo el título escrito con letras grandes que decía: "Como Te Quiero"... Ya habría tiempo para escaparse y tomar la guitarra... Pero por lo pronto, cuando algo da pie para que nazca  lo que parece que será una canción; no hay que dejarlo escapar.

Los ojos se le humedecieron al recordar que la última vez que lo vio, su hijo era aún demasiado pequeño; y aunque en ese entonces también disponía de muy poco tiempo, todas las mañanas trataba de ser ella quien se encargara de su cuidado. Le cantaba "Raskatriski", una palabra que no tenía ningún significado en sí, pero era como una especie de melodía como en juego, surgida de la costumbre de su familia que de una generación a otra se cantaban unos a otros a ritmo de rumba catalana... "Raskatriski"... "Es un ritmo muy bueno que te agarra y te llenas de alegría sin saber que pasa"...

De camino a abordar el metro, la nostalgia de saber lejos a los suyos, se evaporó al pasar por la calle bajo la cual cruzaba un río. Fue el caudal de agua corriendo, lo que le trajo a la memoria una canción que su abuela le cantaba cuando por alguna razón Rosario estaba triste: "Mira como pasa el Agüita del río, mira como pasa siempre por mi casa, y se lleva la penita que uno tiene, y que uno guarda en el alma"... 

Ya en el vagón del metro, le espera más de 1 hora de camino. Tanto los asientos como los pasillos van repletos de personas. Rosario se empieza a adormecer con la velocidad y el sonido constante de las ruedas deslizándose sobre los rieles, y la última imagen que sus ojos captan, es la figura de una chava vestida con uniforme de estudiante, que entre las manos lleva un libro de literatura...

En sueños, Rosario se imagina una historia de amor que tiene lugar en medio oriente y en su imaginación visualiza que se adentra entre las páginas de un libro que empieza con un párrafo que dice: "Tu Piel"... "Tus manos el placer, tus ojos mi volcán,  de lágrimas de sal... Veneno que quema y nos arrastra a los dos".

Ese es el comienzo de una historia de amor entre un mercader y una princesa de origen hindú, que se pierde entre poemas que hablan de que cuando están juntos "Como se pasa la vida", y ella escribe en pergaminos lo que siente: "Porque contigo es diferente, porque contigo se pasan las horas, se pasan los días, y es que a tu piel le entrego el alma"... Entonces sus sentimientos quedan empastados en bambú.

Pero nada de eso existe, el tiempo de soñar se acaba, las imágenes se desvanecen y el viaje en el metro también termina... Pocas cuadras antes de llegar a su trabajo Rosario se encuentra al pasar por una calle a un grupo de chavos cantando y bailando funky y entonces se imagina que ella podría ser capaz de interpretar un ritmo como ese, mezclándolo con sus raíces gitanas; lo que daría como resultado una canción en la que ella podría hablar de su familia al ritmo de algo que se llama "Gipsy Funky". 

El día se le va entre órdenes y mesas... Por la noche se queda unas cuantas horas más para poder sacar un poco de dinero adicional, atendiendo la barra del bar... En horas pico, cuando el cansancio empieza a hacer mella en sus huesos; piensa en que la vida se le está pasando y así se le escapa un día y otro; anota en una servilleta: "Estoy Cambiando"... "Últimamente no sé que pasa, me siento rara conmigo"...

Pero tampoco todo es malo... Las dudas a veces dan paso a los sueños y ya muy cerca de la medianoche,  cuando todos los clientes se han ido... Rosario se relaja y al terminar sus labores, se toma un breve descanso para beberse un vodka tonic reclinada sobre la barra ya limpia; mientras escucha una canción que ella misma invoca con una moneda depositada en la rockola del bar... La canción se llama "Nuestro Amor".

Rosario vuelve a escribir en la servilleta, llenando el reverso con frases románticas, mientras sueña despierta que ella misma se la podría cantar a aquel cliente que era tan amable como apuesto... Y aunque nunca más se le volvió a ver por ahí, a ella le robó el corazón.

Al llegar el final del día, vuelve sobre el mismo camino andado y con el cansancio sobre sus hombros. En los bolsillos, sus dedos intuyen a tientas que fue un buen día y uno más para vencer la distancia que la separa de su sueño...

Dobla la servilleta con los retazos de frases que pueden convertirse en canciones y se lo guarda en un compartimento secreto de la chamarra de mezclilla que protege sus emociones y cansancio del frío exterior... Entonces la nostalgia vuelve a hacerle compañía y mientras ve a la gente que se va cruzando a su paso;  piensa en si alguna vez las cosas podrán ir mejor... Lo piensa, pero ya no lo escribe... Entrecierra sus ojos y se imagina que en una pantalla digital de publicidad se despliega lo siguiente: "Un Sólo Corazón"... "Quizá puede que el hombre algún día pueda cambiar, que todos miremos al cielo esperando esa señal, y como en los cuentos de hadas, que con su magia encantada, a todo el mundo nos haga despertar"...

Ya en casa y metida en su cama, mientras el sueño llega, ella piensa en silencio y habla con Dios... Le cuenta de su miedo a no vivir de modo intenso, de perderse las cosas buenas que valen la pena, por enfocarse a otras que no lo son... Dios lo sabe, mientras ella lo resume todo en una sola frase: "Yo Quiero Vivir"... Mientras el día termina para ella, sus ojos se cierran con una petición hecha desde el fondo de su corazón: "Regálame un día nuevo, regálame un sentimiento bueno"...

... Así, Rosario se marcha por unas horas... Mientras "Raskatriski" se compone de 11 pensamientos distintos que quizá en un futuro no muy lejano, podrán convertirse en la música de su alma y sus sueños, materializados en su voz.

"Nunca sabes de dónde te va a venir una canción, ese sentimiento lo manejan los duendes y la magia".

-Rosario Flores-

"Mi Son"
-Rosario Flores-

Oye to' los días, oye me levanto, 
con la luz que llega del sol,
y busco esos ojos que quiero tanto,
para que me alegren mi corazón,
y la vida pasa, pasa y te preguntas, 
es un laberinto sin solución,
y la gente habla y se preocupa,
pero nadie escucha a su corazón.

Oye, como suena,
oye como suena mi son,
oye como suena,
oye como suena mi corazón,
oye como suena tu corazón.

Y sin darme cuenta yo te voy cantando,
esta melodía que traigo yo, 
y con los acordes de mi guitarra, 
baila tu conmigo este son.

Oye como suena, 
oye como suena mi son,
oye como suena,
oye como suena mi corazón,
oye como suena tu corazón.

Yo voy cantando, contando por cada esquina,
sin que me falte jamás el son,
algo de mi, un poco de ti, y algo de la vida,
pero no falta jamás el corazón,
yo te lo digo...

Porque hace falta tu corazón...

Oye mi ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción,
oye este ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción.

Oye como suena, oye como suena mi son,
oye como suena, oye como suena mi corazón.

Oye mi ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción,
oye este ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción.
oye como suena...

Oye como suena mi corazón...

Comentarios

Vane dijo…
Me gustó como definiste todo el disco de Rosario, te digo de verdad me llamó mucho la atención cuando pusiste aquellos dos videos, y voy a escuchar todo el disco.
Lo quiero tener me gusta mucho, por suerte acá si llegan los cds de Rosario es muy reconocida en mi paisito.

Hoy justamente estaba viendo un programa uruguayo y no sé que comentario hicieron que mencionaron a Rosario y la conductora dijo: es una grande!!!