Ir al contenido principal

Kentucky Bar: 91 Años de Historia...

La historia de este lugar comienza en 1920, en la época cuando Cd. Juárez, como buena ciudad desértica, al no tener todavía tantos habitantes era un lugar polvoso, con apenas algunas cuantas banquetas de madera.

En ese entonces, y después que la ciudad venía saliendo de un período bastante turbulento, las autoridades paseñas establecieron por primera vez la portación de un pasaporte como requisito obligatorio para el tránsito de personas en la zona fronteriza, y fue también en esa etapa, que en lo que hoy conocemos como Av. Juárez, surgieron los primeros restaurantes, salones de fiesta, peluquerías, comercios y centros nocturnos, entre ellos el Bar Kentucky; lugar que tal vez nadie imaginó se convertiría con el paso del tiempo en un sitio donde las leyendas y la historia se mezclarían de la misma forma con que se prepara en una coctelera una bebida.

El primer propietario de este lugar fue Don Pancho Montes, toda una personalidad en el área de Juárez y El Paso. Él se dedicaba a promover funciones de box y corridas de toros; y aunque su padre fue quien originalmente estableció el Bar Kentucky, a través del tiempo fue su hijo quien se encargó de trabajar lo que sería el negocio familiar.

Cada objeto y cada rincón del Kentucky podría contar su propia historia, empezando por la barra y la contrabarra que fueron traídas desde Chicago, Illinois. Antes de llegar a esa ciudad estadounidense, estos ornamentos de madera llegaron hasta territorio americano en barco y ahí permanecieron hasta que fueron trasladados a un bar en ese estado. Luego, fueron vendidos, y de esa manera fue como pasaron a formar parte del mobiliario de este famoso bar en la frontera.



Con el paso del tiempo, estando la ciudad más estable y ya en pleno proceso de expansión, el bar Kentucky se convirtió en el escenario que reflejó una época glamorosa en la que esa área de la ciudad se convirtió en algo muy parecido a Las Vegas, pues el comercio y el turismo florecieron gracias a la “Ley Seca” que el gobierno repúblicano de Estados Unidos implementó para prohibir el consumo de alcohol.

En plena década de los años 20’s, esta famosa restricción empujó a los consumidores a beber en la clandestinidad, lo que propició que en Ciudad Juárez, el bar Kentucky se pusiera de moda y también se extendiera el uso de la botella de un cuarto de licor, (conocida también como “anforita”, "pomo", “pachita”, "petaca" o licorera de bolsillo), esta se volvió de uso común, puesto que para muchos, el beber ilegalmente resultaba por demás emocionante.

Fue en esa época que algunas celebridades de ese país visitaron las instalaciones del Kentucky. Gente distinguida del espectáculo y la cultura como Ernest Hemingway, Frank Sinatra y se dice que hasta la bella “bomba rubia”: Marylin Monroe, se sentaba frente a la barra de madera para pedir un Dom Perignon, 1953.

Tambien el famoso ganster Al Capone cruzó la línea divisoria para disfrutar de la diversión y el alcohol que se prohibía en su país… Las visitas del célebre mafioso se volvieron legendarias, pues cada vez que él pisaba el bar, repartía dinero a manos llenas. En las cajas registradoras de esa época (y que siguen en funcionamiento hasta el día de hoy), la tecla con el costo más elevado era de $9.00 dólares y Al Capone otorgaba espléndidas propinas a los meseros de hasta 15 billetes verdes, tan sólo por tener “la gentileza” de acercarle el fuego para encender un puro…


Esto, sin duda alguna era un derroche de dinero si tomábamos en cuenta que en esos años, las bebidas de costo más elevado, llegaban a tener un precio de hasta $20 centavos.  Mientras por otro lado, se cuenta que a pesar de haber sido implacable con sus enemigos y un traficante de vinos y licores en la época de mayor restricción por parte del gobierno de su país; en esta frontera él solamente buscaba distracción y diversión mientras lo único que bebía era limonada.

Los cuadros con las imágenes de los famosos que hasta el día de hoy adornan las paredes desafiando al paso del tiempo, fueron inmortalizados por los fotógrafos ambulantes que permanecían durante esa época en la Avenida Juárez. Ellos tomaban fotos de los famosos que visitaban el bar y entre los que se encontraban: boxeadores, beisbolistas, toreros, artístas de cine, y políticos.

Los fotográfos corrían a revelar las imágenes captadas con sus cámaras al modo antiguo (con el rollo de película en un cuarto oscuro y por medio de químicos), pero tal vez ellos tampoco imaginaron que sus fotos serían de tan buena calidad que pasarían a convertirse en la evidencia de todos esos personajes que seducidos por el encanto de la vida nocturna en la frontera, posaron ante la cámara para dejar huella de su paso por la barra del Kentucky para la posteridad.


Pero no sólo los famosos han disfrutado en este lugar de las charlas y la buena compañía mientras disfrutan de un trago; a través del tiempo, gente de otros países llega hasta ese punto, motivados por la curiosidad de los rumores que le han dado fama al bar Kentucky a nivel mundial.

Tal es el caso de algunos soldados que después de muchas décadas recorren el camino de regreso, y muestra de esto es una calcomanía que aún permanece adherida a uno de los espejos ahumados de la contrabarra desde 1945 y que muestra los países aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Al verla ahí uno se imagina que es muy probable que haya sido colocada por algún soldado alemán que participó en ese conflicto bélico.

El bar Kentucky ha sido testigo no sólo del paso del tiempo, sino que es sobreviviente de muchas crisis y épocas difíciles en la historia de Cd. JuárezEso puede ser gracias a la tradición con la que cuenta, el servicio, la esmerada atención y la calidad con que se preparan sus bebidas; pero ahora mismo, es uno de los pocos lugares que han conseguido subsistir a la dura crisis económica, la violencia y a la inminente amenza de desparición por parte del gobierno de todos los inmuebles y edificios históricos que todavía quedan en esa zona de la ciudad.

Son muchas las leyendas que se entretejen en el Kentucky, algunas son ciertas y otras tal vez no tanto… Algunas cuentan que cuando las luces se apagan, los clientes se van y las puertas se cierran aparecen espectros del pasado, y hay tantas otras que hablan de que en algunos puntos de la ciudad todavía existen túneles secretos que servían para trasladar de contrabando las cajas de licores y vinos durante la época de la Ley Seca.
Después de casi 92 años todo puede ser posible, pues muchos son los rumores que pueden acumularse con el paso del tiempo… En esta etapa reciente, mientras el futuro es incierto para el Kentucky, lo único real es que mientras hasta ese lugar sigan llegando famosos como Mick Jagger, Vanessa Guzmán, y Saúl Hernández (de Jaguares); sobre esa barra de madera que ya casi alcanza un siglo, se seguirán sirviendo bebidas que acompañen y refresquen los buenos momentos de todas las personas famosas y no famosas que quizá encuentren el camino de regreso para visitar este legendario lugar.
*************

Marilyn Monroe durante su visita al Kentucky el 20 de enero 1961. Ella llegó a El Paso, Tx. Acompañada de su abogado, Aaron Frosch, y su publicista, Pat Newcomb. Los 3 cruzaron la frontera con rumbo a Ciudad Juárez, donde Marilyn se divorcio de Arthur Miller (en esa época Cd. Juárez tenía fama por tramitar "divorcios express").


Los Famosos que han estado ahí:
Al Capone, Marilyn Monroe, Mick Jagger, Frank Sinatra, Ernest Hemingway, Saúl Hernández,  Pink Floyd y Vanessa Guzmán.

La Leyenda del Coctel Margarita:
Surgió de la idea del juarense Lorenzo Hernández García quien acostumbraba frecuentar el bar Kentucky en compañía de su esposa. En una de esas tantas visitas, a este personaje se le ocurrió pedirle al mesero que le preparara una bebida especial y original para su esposa. Ella se llamaba Margarita, y a raíz de esa noche, se convirtió no sólo en la bebida favorita y especialmente preparada para ella, sino que su nombre dio origen a un coctel que trascendió a su propia fama a nivel internacional. Aunque el sabor original solamente en el  Kentucky prevalece, ya que es una bebida con cuerpo, con sabor que aún se prepara con los ingredientes originales y a la manera antigua.

Comentarios

Vane dijo…
Que fiestas se armaban en juaritos eh!!! no la pasaban nada mal.
Además de ser un texto con relatos históricos uno se entera de que forma trataban de pasarla bien personajes muy conocidos y los anónimos también.
Alguna vez amaneciste recostada en la barra de ese bar dormida bajo los efectos de alguna bebida???
Anónimo dijo…
No sabia que el maestro Frank Sinatra llego a pisar nuestra tierra
Martuchis dijo…
Anónimo:
Pues eso es lo que cuentan las personas que trabajan ahí, puede que sea cierto o simplemente una leyenda. Como dije en el post, después de casi 92 años todo puede ser posible.

Gracias por la visita y el comentario.
Ericarol dijo…
Me hubiera gustado coincidir con marilyn para preguntarle varias cosas y con Al Capone, para que me tocaran unos dolaritos.. jeje
Mile dijo…
Maravillosa historia Marthita! Gracias!!!
Mr. Magoo... dijo…
Martha, este articulo esta genial! fregoon!!
Yo he tenido la fortuna de haber estado en esa barra en algun par de ocasiones, y se me hacia muy normal, pero era porque no apreciaba esas cosas que aqui mencionas.

Que padre es darse cuenta que nuestra ciudad tiene montones de lugares y personas que logran trascender de muchas maneras y en muchos aspectos, y hasta un bar tiene su historia, y mira que clase de historia, que clase de "parroquianos" ha tenido... genial no?

DE nuevo mil felicidades por este escrito tan pero tan lleno de datos pero sobre todo, lleno de vida! de un pedazito de nuestra comunidad.

Saludos.
Anónimo dijo…
PINK FLOYD A CHINGA EN QUE AñO O QUE???
Anónimo dijo…
justamente anoche me puse una borrachera ahí jaja
Fernando Miranda dijo…
LA AVENIDA JUAREZ TIENE MILES DE ANECDOTAS, ENTRE ELLOS ALGUNOS CRIMENES.... EN LA EPOCA DEL BAILE DISCO, ERAN INSUFICIENTES LOS COSMOS, TWINS, SARAWACK, J&W, COPABANA, PISCIS Y HASTA EL NOA NOA FUE DISCOTECOTROS....DIOS BENDIGA A ESTA TIERRA Y A SU GENTE.
Frank dijo…
Republique un articulo suyo y e gustaria tener su nombre para darle su crédito así como invitarla a colaborar como editora del sitio.. Gracias

cel. 656-276-4100 Prof Soto Rey

https://www.facebook.com/YoSoyDeJuarez/posts/556202857920353
angelica duran dijo…
La historia de la margarita esta muy sin chiste! A mi me contaron que la pareja asistió y efectivamente pidió una bebida especial para la novia y que el mesero llamado llamado Lorenzo es el que la habia preparadpreparado. Lorenzo se llamaba el mesero, no el novio